-Un día me desperté y comprendí que nunca sería normal. Y dije "A la mierda". Dije, "Que así sea".

Uploaded with ImageShack.us

martes, 30 de julio de 2013

Canciones



Todos tenemos canciones que son nuestras favoritas y que a pesar de que hayan pasado algunos años y esas canciones las hayamos repetido tantísimas veces que sus discos están rallados debido a su uso, todavía te sientes bien al escucharlas, todavía sientes esa bocanada de aire fresco como el primer día en que la descubriste y te hizo vibrar el cuerpo entero, temblar. Esas listas exclusivas y personales, totalmente random e impulsivas, llenas de canciones a las que tarde o temprano siempre regresamos, como buscando la protección de unos brazos amados.

Después de varios días de peleas y desenlaces inesperados, de pronto me dieron muchas ganas de azotar puertas y pisar las hormigas en mi camino. Fue un verdadero alivio encontrar en las canciones un escape para sentimientos reprimidos.


Jonnhy Cash, hacia  tiempo que ya que no me cruzaba con su voz, esa voz que te toca el interior y lo remueve, lo pone patas arriba. Un romántico triste, en busca del equilibrio interior, exorciza sus demonios, paraje oscuro, cristales rompiéndose y bocinas de coches que me mantienen en eterno suspenso y generan el ambiente perfecto para la desesperación. El aire se torna más denso: lágrima pura...rabia pura....


El amor es una maldición donde la belleza y la tristeza son las dos caras de una misma moneda...me alejo hacia el mar, alejada de la ciudad, comiezo a apreciar el sonido del silencio y el paso avejentado con el que los minutos comienzan a caminar. 


¿No les ha pasado que cuando se alejan de la oficina y se desprenden del móvil por unas horas los segundos se vuelven eternos? Sí. También los momentos. Interesante capricho el de las sensaciones y la casualidad de tener estos temas en mi paseo. Casualmente delicioso.


Heridas que no cicatrzan.

Mamá....pareces tan lejos de mí...y aún siento el suave brillo de tu amor sobre mi cara,el sentido suave de tu toque y tu abrazo sensible. Cuando estoy cansada de todo y el camino es confuso y la desesperación se adueña de mi, recuerdo que tu cariño, tu apoyo que siempre estaba cerca, y tu consejo, que desvanecía la niebla y me hacia el camino claro. Cuando siento que no hay nadie que parece preocuparse, o cuando la angustia parece demasiado difícil para llevar, recuerdo como siempre estabas a mi lado, y tiernamente borrabas mis penas. En momentos de gran alegría y orgullo, lamento que mi Madre no esté a mi lado, ella siempre creyó en mí,vio en mí más de lo que yo pensé que podría ser, y se que debo mis triunfos a su creencia y confianza en mí. Cuando pienso que ella está hasta ahora lejos, recuerdo qué ella dio vidas por mí,y un día yo la veré sobre la orilla a través del mar. Te quiero Mamá

miércoles, 8 de mayo de 2013

Volverán las oscuras golondrinas...

 

  LA GOLONDRINA ....Esa golondrina que el aire atraviesa batiendo voluble sus alas inciertas, jamás ha querido posarse en la tierra; ya pasa, ya vuelve, ya viene, ya llega, ya casi la toca, se aparta, se acerca, 1- a mira de lejos, la roza ligera; pero no se atreve á posarse en ella, porque tiene el nido muy alto, muy alto y teme llorarlo perdido á la vuelta. Pues dime, alma mía, goíondrina inquieta, ave desterrada, inmortal viajera: sabes que tienes tu nido en el cielo, ¿por qué pones todo tu amor en la tierra? DE LtTiB KAM DE V I ü

Si ti no estás...

Mamá sin tí mis penas no tienen remedio:porque me muero, tu eres mi vida y muerte, y sin embargo te llamo. No acudes a buscarme para yacer contigo. Vida mía y muerte mía, te llamo constantemente y ya no respondes, Mamá, vivo para adorarte, y por adorarte muero. Por eso siempre, mi vida, con mis esperanzas vengo; por eso siempre, mi muerte, con mis desengaños vuelvo. Cuando con ávidos ojos tu faz hermosa recuerdo, para deleitar mi alma con el recuerdo de tu semblante risueño, vela toda mi alegría una neblina de tedio; lo afable se torna adusto; lo dulce se vuelve acerbo. Buscan mis ojos tus ojos, para contemplarse en ellos, y están cerrados, dormidos, en una noche eterna...Ay de mí! que cuando recuerdo tu perfección,la de la mejor madre del universo, viene a herirme la saeta punzadora del dolor más profundo...¡Ay de mí, cuando á tu lado remediar mis penas quiero, no se remedian sin tí las penas que yo padezco! Y en vano busco en la ausencia un olvido que no encuentro; que en todas partes me acosa un enjambre de recuerdos. Y si es muy triste, mamá, ver tus cenizas sabiendo que tus encantos divinos nos los robaron, es más triste todavía el destierro de mi felicidad y alegría, y juntar en este destierro, el dolor de recordar lo que jamás volverá, la agonía de no verte más; si tí no logro curar las penas que tengo, sin ti las penas que traigo con otras nuevas aumento. Las lágrimas de mis ojos bien claro lo están diciendo, sin ti no tienen mis penas remedio. No lo tienen, mamá; no lo tienen, porque desde que no estás, me desfallece de angustia el corazón en el pecho. Porque tú ausencia me está matando, y sin ti vivo muriendo; por eso nunca consiguen alivio mis penas. Mamá, sin ti no encuentro dicha ni en la tierra ni en el cielo. Porque te adoro, porque tú eras mi alegría, porque vivo por quererte, y muero ya no estás, las lágrimas de mis ojos bien claro lo están diciendo, Mamá, tu ausencia me mata, y muerte me ha enterrado en vida. Te quiero Mamá...espero que pronto, podamos reunirnos....

domingo, 31 de marzo de 2013

Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional.

Pese a estos tiempos de crisis, los españolitos seguimos “haciéndonos los suecos",ajenos a las leyes materiales, a las convenciones políticas, a los equilibrios estratégicos y a la supremacía de Estados Unidos desde la segunda Guerra Mundial. Ajenos, también, a la decrepitud de la izquierda desde la caída del muro de Berlín y a la asunción, por muy críticos que seamos, del nivel de bienestar y seguridad que la globalización nos ha otorgado en el país en el que vivimos. En estos desgraciados tiempos de crisis que corren, la solidaridad y las buenas intenciones suelen estar muy cerca de la hipocresía. Queremos nuestro nivel de bienestar, reivindicamos nuestros derechos, no queremos vernos envueltos en ningún conflicto y pagamos nuestra buena conciencia con un abono periódico a una ONG. Pero desearíamos ir hasta en la muerte al cielo, o al infierno, en nuestro coche, contaminando el otro mundo después de haber contaminado la tierra. Nuestro bienestar no es el producto de una estantería de supermercado, aunque creamos que ese bienestar en gran medida se lo debamos a ese supermercado lleno de mercancías. Es el resultado previo de una serie de alianzas, acuerdos, convenciones que hay que cuidar -unos más que otros- no vaya ser que un día ese supermercado esté vacío. Cuando alguien manifiesta que le repugna la crisis como el que más, cuando a alguien le repugna tanto la crisis que está dispuesto a dar bofetadas, hay que tener cierta precaución con él. No es la primera vez que los pacifistas se convierten en belicistas, o al revés. Pero con mayor frecuencia lo que suelen conseguir, como en la Sociedad de Naciones, es animar el belicismo de algunos. La búsqueda de la paz se hace con mesura y teniendo muy presente los equilibrios ante los que nos movemos. Resulta muy molesto reflexionar sobre estas cuestiones. Nos descubre paradójicos, contradictorios, en ocasiones obscenos. Formamos parte del Primer Mundo a cuenta del tercero y del cuarto, pero no queremos guerras que puedan sostener nuestra privilegiada situación. Ya están los americanos, que son unos brutos puritanos, para embarcarnos en guerras para mantener una supremacía de la que pasamos en nuestra cotidianidad. Ahora surge, con la crisis, lo infamante del sistema en el que vivimos y dormimos a pierna suelta, la amenaza permanente y desagradable del poderoso, las condiciones impuestas por el rico a los pobres, los intereses miserables que dominan la humanidad en la que nosotros somos los privilegiados. Nos escandalizamos ante la crisis tras pasar años ignorando guerras, hambrunas y otras desgracias, rechazando cualquier atisbo de empatía y moralidad, mientras tuviésemos gasolina para nuestro coche, agua potable en nuestra casa y seguridad. Nadie en España creía que la crisis fuese un riesgo para todos esos bienes que nos hacían felices. ¡Que la crisis la pague el capital!, ¡y la inestabilidad geopolítica la resuelvan los chicanos y los negros del Séptimo Regimento de Caballería! Pensábamos... Y ahora qué? Es hora de alzar la hoz y el martillo... ¡Arriba, parias de la Tierra! ¡En pie, famélica legión! Atruena la razón en marcha: es el fin de la opresión. Del pasado hay que hacer añicos. ¡Legión esclava en pie a vencer! El mundo va a cambiar de base. Los nada de hoy todo han de ser. Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional. Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional. Ni en dioses, reyes ni tribunos, está el supremo salvador. Nosotros mismos realicemos el esfuerzo redentor. Para hacer que el tirano caiga y el mundo siervo liberar, soplemos la potente fragua que el hombre libre ha de forjar. Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional. Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional. La ley nos burla y el Estado oprime y sangra al productor; nos da derechos irrisorios no hay deberes del señor. Basta ya de tutela odiosa, que la igualdad ley ha de ser: "No más deberes sin derechos, ningún derecho sin deber". Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional. Agrupémonos todos, en la lucha final. El género humano es la internacional.

NO FUISTE UN SUEÑO

Mamá, parece mentira, pero ya casi han pasado 2 meses desde que te fuiste, ¡qué rápido pasa el tiempo!, y sin embargo para mi es un consuelo que sea así, pues menos faltará para volverte a ver, pues el tiempo no es más que una condena irrefutable, una pesadilla que hay que vivir. Esto que escribo no es un epitafio, viviré y disfrutaré la vida como tu habrias querido, como tu quieres, pues tu estás interrumpida, que no muerta.

Mamá, escribir es un acto de consuelo por haber sido desconectada de ti. Con objeto de que el cortocircuito no me hunda. Nunca conoceré a nadie tan naturalmente libre como tú, tan valiente, tan imprescindiblemente de lujo.

Me ha llamado tanta gente, Mamá, me han enviado tantos mensajes....te gustará saberlo, saber que te querían incluso cuando no habían podido conocerte. Es más de lo que se puede decir de muchas personas. La gente, dolorida, se acerca en la calle intentando reconfortarme,“Se hacía querer mucho, era muy buena mujer”,dicen. Entonces no puedo evitar que un pensamiento dañino me envenene el corazón. "No te veré envejecer", me digo.

Sabes que uno de mis mayores retos era enfrentarme a un folio en blanco. “Esos malditos nervios tuyos y esa manía de querer que salga todo a la de ya! Paciencia! Roma no se conquistó en un día, tranquila y verás como algo bueno sale!" me decías...y acababa por encontrar a las musas.

Y sin embargo Mamá, ahora un folio en blanco es un espacio donde recordarte, sin necesidad de acudir a las musas, todo fluye, porque tu eras mis ojos, porque me levantabas cuando caía, porque hubieses arriesgado tu vida partiendo el mar en dos para rescatarnos si uno de los 3 nos estuviésemos ahogando, porque nos distes alas cuando no podíamos volar y aire cuando no podíamos respirar. Así que con tu recuerdo ante un folio en blanco, ahora todo fluye gracias al amor incondicional que supiste darnos. Cada letra un beso Mamá, cada palabra un abrazo, y cada frase mil te quieros.

Mamá estoy viviendo la primavera más gris de mi vida, pero tu no te preocupes, Manuela, la primavera y sus flores que tanto amabas ya son tuyas, para siempre. Nunca estarás sola. El amor que supiste despertar y alimentar te acompañará como la brisa. A todos nos dijiste, antes de esto, que nos querías mucho, mucho.

Te escribo de noche, en uno de mis ataques de insomnio, es extraño Mamá, de repente me siento invadida por una suave calma, me he asomado a la terraza, no hay muchas estrellas en el cielo, pero las que hay son perfectas. Así puede ser la felicidad ¿no crees?, pequeña,escasa, pero perfecta.

Mamá, no me resigno a decirte adiós, ni siquiera lo hice cuando sabía que te veía por última vez, tú nunca te irás, porque vives en nuestros corazones, como siempre ha sido, pero no hay palabras para definir tu ausencia. "No fuiste un sueño", he escrito, citándote, a modo de título de referencia. Porque eso es lo que pretendo decirme, decirnos, porque nos has dejado mucho más de lo que te has llevado.

Desde que nacimos, tu luz nos ha iluminado el camino y lo continuará haciendo, porque en ese rayo luminoso está la verdad de la vida. Ese camino nos lo has señalado a lo largo de nuestra existencia para que en los sueños de esperanza no nos falte nunca la realidad de las verdades humanas con sus tantos errores y pocas virtudes. La verdad de la vida.

Qué suerte tuve de que fueses mi madre, de que nunca dejarás de serlo. El olvido jamás podrá vencerme. No envejeceremos juntas. No envejecerás, Mamá. Te lo prometo.

Gracias por quererme. Gracias por ser mi madre.










A mi madre.




martes, 26 de febrero de 2013

SILENCIO EPISTOLAR

Mamá otra vez te escribo, nuevamente un silencio epistolar pues tu no puedes responder a mis “cartas". Mamá, por toda mi vida serás algo imborrable, nuestras risas, confidencias y ese algo espiritual que tienen las madres con sus hijos pues al fin y al cabo hemos conocido la vida al salir de su vientre. Mamá, hoy y siempre llena mi corazón por entero tu recuerdo, qué cruel es el destino! Podrían llenarme tus sonrisas, verte sentada haciendo tus sevillanas de punto de cruz al entrar por la puerta o escuchar tus historias manipuladas por tu imaginación sobre algo que veías en la tele o cuarto milenio...nadie tenía ese don Mamá, sólo tú, el don de la inocencia infantil con 63 años... Pero sobretodo podria llenarme tu infinito amor, ese amor que siempre has profesado a tus hijos, familia y quien te rodeaba,tu tenias un aura especial, diferente...y quien te conocía lo sabía. Y ahora, ahora? Ha de llenar mi corazón tu recuerdo...y te aseguro Mamá que lo rebosa! Que te prolongas constantemente en mi imaginación y así lo sera aunque pasen años, siglos, eones...incluso en mis descarnados, putrefactos restos depositados en una tumba cualquiera, seguirá en la carne muerta vivo tu recuerdo. Mamá, no cambiaría nada ni a nadie por un sólo segundo que pasé a tu lado. Yo te recordaré siempre, y serás un recuerdo lleno de poesía...si supieras los versos que te dedico...¡y no los leeras nunca! NUNCA...¿cómo puede ser tan cruel y doler tanto una simple palabra? Mis deseos tienen alas, Mamá solo espero que cese la noche que hace vestirse de luto a las estrellas, este maldito crepúsculo de dolor...y que amanezca para encontratme de nuevo contigo. Mamá, Sócrates decía que amar era la única forma de conocimiento? Cuanta razón verdad? Te quiero Mamá..FELIZ NOCHE DE LUNA LLENA.